Escribir ciencia ficción en el Perú (y vender tirajes enteros)

Acababa de terminar el borrador de la novela Los viejos salvajes y se la dí a un buen amigo, en ese entonces estudiante de literatura, para que opinara.

La novela está bien, dijo, tal vez quitarle la última parte (una especie de apéndice que terminé por sacar)…

Pero es ciencia ficción

¿Y?

Le pregunté.

Entonces me explicó que la literatura que se toma en serio en el Perú es la realista, preferentemente de corte social.

Eso, la verdad, no me importaba. Había escrito ese libro porque nació de lo más profundo de mis entrañas…

Y de las lectura, películas y videojuegos que disfrutaba, claro.

También fue importante haber llevado un taller con Cromwell Jara, dónde recomendó una máxima de la literatura para comenzar una historia…

Empezar el peor día de la vida del personaje

Y eso fue justo lo que hice.

De los videojuegos ha venido gran parte de mi inspiración y, en ese caso, vino del videojuego de Microsoft Freelancer.

Ese juego tiene una mecánica que implica el uso de grandes portales intergalacticos para llegar de un lado al otro del universo.

Mi nave los había atravesado decenas, si no cientos, de veces (ya era la tercera vez que lo jugaba)…

Pero, en una ocasión, pensé en todas las posibilidades que surgían a partir de la existencia de estos portales…

Las razones de su construcción y los motivos que llevarían a alguien a cruzarlos.

Imagen interior de 2da edición de Los viejos salvajes

Así nació Los viejos salvajes

Si quieres leerlo haz clic AQUI.

Empecé a escribir.

Tenía:

  • Una nave frente a un portal intergaláctico, a la espera de que se active para cruzar a otro lado del universo.
  • Si la nave por sí misma no podía transportarse tales distancia, significaba que me encontraba frente a un universo interminable e inevitablemente hostil.
  • Consecuencia de esta inmensidad, la realidad que se perfilaba era violenta.

Pensé que estaba escribiendo un cuento…

Entonces tocó responder el porqué.

Los viajes tan largos suelen tener motivaciones muy específicas: exploración, transporte o supervivencia; principalmente.

Me decidí por el transporte: mi personaje estaba llevando algo.

Pero aún todo me parecía muy sencillo…

Ese algo que transportaba debía ser peligroso.

Pensé en la máxima de la literatura de la que me habló Cromwell: encontrar el peor día de su vida de mi personaje.

Lo más peligroso en lo que pude pensar fueron prisioneros…

Condenados a muerte por crímenes contra el universo.

Piratas criminales y despreciables, capaces de cualquier cosa con tal de escapar.

En ese momento supe que mi personaje era un mercenario.

Sin embargo, seguía sin ser suficiente.

El mal día no podría estar completo solo con sujetos peligrosos en celdas…

Entre ellos debía estar un amigo, un hermano de armas de antaño, que erró su camino y que enfrentaba a las consecuencias de sus actos.

Entonces entendí que mi personaje no era jóven.

Así surgió el título del cuento: Carga pesada

(Luego se convertiría en el primer bloque de capítulos del libro)

Tocaba generar el conflicto. Todos esos problemas no eran sufientes.

Necesitaba un conflicto interno, que podía tener que ver con su vida como mercenario.

Este conflicto surgió de manera natural, no lo pensé demasido. Solo intenté ponerme bajo la piel del personaje.

Mis propios demonios eran los suyos.

Y, aún así, sentía que no era suficiente.

Rick Gonzales (así lo llamé), debía tenerla realmente difícil.

Tocaba hacerlo pelear.

Es por eso que Rick se encuentra con piratas que intentan liberar a los prisioneros.

Son bastantes, pero él es un piloto experimentado; la historia no podía terminar ahí.

Ganara o perdiera, resultaba insuficiente.

La solución era que Rick huyera y se escondiera; decidí que fuera en un asteriode (muy Star Wars, lo sé).

Había sido un mal día, pero aún no el peor de su vida

Faltaba un poco más…

Y sabía lo que tenía que hacer.

El gran Giorgio siempre con la respuesta

Así es, Giogio, alienígenas.

Pero no cualquier tipo de alienígena. Sino uno que en verdad diera miedo.

Pensé en los Xenomorfos de la saga Alien

Pero sus características no eran suficiente. Tenían que ser aún más terribles.

Los poderes mentales y una inteligencia superior fueron la respuesta…

El cuento estaba terminado.

Y, de inmediato, sentí que faltaba algo, que esa historia quería decir más…

Yo quería decir más

Así fue como el cuento se convirtió en novela y, al cabo de unos meses de correcciones y correcciones…

Obtuvo la 2da mención honrosa en el IV Premio Cámara Peruana del Libro de Novela Breve el 2012.

Si quieres leerlo haz clic AQUI.

Entonces tocó publicarlo.

No había ganado el premio así que debía ser con mi dinero.

Tuve que pedir prestado. A mis padres, a algunos amigos, y gasté mis pocos ahorros.

Pero elegí mal la editorial…

No entraré en detalles, pero hay que saber elegir las editoriales con las que trabajamos: lo comenté en el artículo anterior.

El libro terminó de publicarse con sobrecostos que implicaron más préstamos.

Fueron un total de 500 ejemplares, de los cuales regalé casi 150. Vale comentar que un 10% de los libros estaban fallados (hojas en blanco y páginas faltantes).

Los demás se pudieron vender, mano a mano, en ferias del libro y en colegios en distintos departamentos del país, y también a través de familiares y amigos.

La editorial no contribuyó en este proceso que tardó años

Viajé con amigos escritores cada vez que pude, participé de eventos e intenté promocionar el libro por redes sociales.

Aunque fue difícil, al cabo de un tiempo logré pagar los prestamos que me hice y recuperar mi inversión.

Pero antes vino el segundo libro, Campos de batalla (que aún no se llamaba El señor de la guerra).

Esa vez logré firmar con una editorial de prestigio, lo cual aseguró movimiento y visibilidad para ese libro.

En esa ocasión también costee el gasto de impresión, por lo que tuve que volver a pedir dinero prestado.

Campos de batalla se publicó y empezó a tener buenos resultados en ventas.

Si quieres leerlo haz clic AQUI.

Entonces me di cuenta de que necesitaba posicionar mis libro con editoriales que se preocuparan de promocionarlos y venderlos, no solo de imprimirlos.

Fue un largo camino de esfuerzo, pero para cuando terminé con los ejemplares de la primera edición de Los viejos salvajes

Conseguí que una editorial con la que me interesaba trabajar lo publicara

Volví a costear el gasto de impresión.

Pero esta vez ya no tuve que pedir prestado.

La editorial consideró que el título de la novela no reflejaba su condición de ciencia ficción…

Algo que pensaban explotar al relacionarlo con su mención honrosa.

Pensé algunos días y decidí que le agregaría Herederos del cosmos, como el título de una saga.

Así salió al mercado el 2015, con una edición renovada.

Destinamos unos 50 libros a prensa.

Y logramos vender toda la edición en menos de un año…

Lograr vender todo el tiraje dependió de un esfuerzo muy grande de parte de todos.

La editorial consiguió llegar a medios de prensa para entrevistas y reseñas del libro, además de colocarlo en todas las librerías de Lima.

Yo, por mi parte, me encargué de vender el libro día a día, mano a mano, promocionándolo a voz en cuello en las ferias del libro.

A muchos no les gustaba lo que hacía.

Pero me parecía necesario decir que se estaba produciendo ciencia ficción en el Perú y que los concursos nacionales ya la reconocían.

También hice giras en ferias de colegios.

En esos casos, las ganancias por libro solían reducirse considerablemente: el fin social de la cultura suele ser lo determinante…

Y también el que los precios se acomodan a los mercados.

El 2016 se publicó la tercera edición con la misma editorial, que se agotó por completo el 2018.

Se venía preparando una nueva edición con Torre de Papel Ediciones para el 2020.

Pero llegó la pandemia y decidimos postergarlo mientras se trabajan otros proyectos.

Este 2021 publicaré la novela Control de plagas, gracias a los Apoyos Covid del MINCUL.

Y el 2022 una edición física de mi última novela En el hampa, además de la 4ta edición de Los viejos salvajes.

Si quieres leer En el hampa, haz clic AQUI.

Desde que empecé en la literatura, la ciencia ficción ha tomado cada día más fuerza y ha captado nuevos lectores…

Incluso se ha vuelto un género de interés para las editoriales más grandes.

Esto no significa que sea fácil vender los libros ni posicionarnos como escritores.

Menos si solo dependemos de las redes sociales.

El mercado literario peruano es, aún, un mercado de mano a mano, de convencer a cada lector, de la autopromoción.

Y el libro físico aún tiene un valor coleccionable.

Debido a esto, la firma de un escritor en su libro resulta relevante, logra configurar el objeto como único.

Por eso, nuestra presencia en las ferias es tan importante…

Las personas quieren conocer a los escritores porque el vínculo que se puede establecer con los libros, suele trascender al contenido.

Firmando libros en la FIL-Lima

Pero nada de esto funcionaría si el producto literario no cumple las expectativas de los lectores.

Por eso lo primero siempre será tener una buena obra, que pueda defenderse por sí misma y ser recomendada.

Para finalizar, si quieres vender más libros, te recomiendo:

  • Que la obra sea emocionante: piensa en el peor día de la vida de tu personaje.
  • Participa de concursos: si ganas algo, eso da “respaldo” al tu texto y eso ayuda a generar interés en los lectores.
  • Publica con editoriales serias que consideren el posicionar los libros como parte de su trabajo, y no te dejen solo al momento de vender.
  • Destina libros a prensa, unos 50 libros por lo menos: envía uno a todos los periodistas de culturales que conozcan y que encuentres en redes sociales.
  • Promociona, personalmente, el libro en distintas ferias de libros. Estas son el ecosistema del libro en el perú y permiten tener contacto con los lectores.
  • Firma cada libro cuando lo compren, y considera que los mensajes personalizados generan una mayor vinculación con el libro como objeto.
  • Únete con otros amigos escritores para promocionar sus obras en conjunto. Un equipo de dos o máximo tres, con distintas propuestas estéticas, sería lo ideal.
  • Persevera, tanto para escribir cada día mejor, como para vender cada día más.

PD: Escribir no es sencillo, vender nuestro arte es más difícil aún, pero depende del esfuerzo y las ganas que le pongamos. Si es lo que quieres, pisa el acelerador.

¿Quieres saber más sobre alguno de mis libros?

¿Quieres publicar un libro, artículo o web y necesitas asesoría editorial?

Muy bien, puedes contactar conmigo de estas maneras:

  • Llenando el formulario que tienes al lado
  • Enviándome un correo a serviciosdelatorreparedes@gmail.com

Te responderé en menos de 72 horas.

¿Quieres suscribirte a este blog?

Autor: cdelatorreparedes

Soy licenciado en Ciencia Política, pero la cultura y la escritura creativa siempre fueron mi pasión. El 2012 obtuve la segunda mención honrosa en el IV Premio Cámara Peruana del Libro de Novela Breve por mi novela Los viejos salvajes – Herederos del cosmos, desde entonces he publicado varios libros. También me he dedicado a la asesoría política, la escritura de guiones, la asesoría editorial y a la gestión cultural. He sido parte de la junta directiva de distintas asociaciones culturales y, actualmente, dirijo el Instituto Pedro Peralta y Barnuevo – Océano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s